La selección podría ser local en Tucuman

Argentina's players celebrate after teammate Gabriel Mercado (covered) scored against Chile during their Russia 2018 FIFA World Cup South American Qualifiers' football match, in Santiago on March 24, 2016. AFP PHOTO / MARTIN BERNETTI / AFP / MARTIN BERNETTI

Los jugadores de la selección ya no querían jugar en Buenos Aires. Martino acompañó la decisión. ¿Las razones? El abandono que sintieron en el debut de las eliminatorias, con Ecuador, todavía despierta escalofríos en el plantel. Aquel silencio atronador de octubre del año pasado se juraron no volver a sufrirlo. Esa noche, el grupo alertó que no volvería a sentirse visitante en su propia casa.

Post debut, venia el partido contra Brasil, por la envergadura del mismo fue imposible cambiar la sede. Porque es el duelo que más logística demanda en materia de acreditaciones, sponsors y protocolo.

La AFA había prometió cambios en 2016. Córdoba y Mendoza son las únicas plazas posibles que reúnen las comodidades que demanda el espectáculo-negocio. La Plata fue una opción, pero es un ambiente muy similar al de Buenos Aires, donde los jugadores sienten una atmósfera “esquiva”.

“El Tata me dijo que el partido se juega en Córdoba porque en Buenos Aires no tenían el apoyo necesario para incentivar a sus jugadores de la mejor manera”, blanqueó Julio César Baldivieso, el DT de Bolivia. Martino no se hizo el distraído y asumió el liderazgo: “En el interior hay más hinchas de la selección. Se acerca a la gente cuando va allá. En Córdoba veo un estadio lleno de hinchas de Argentina”.

Las experiencias en Rosario en la era Maradona dejaron buenos recuerdos. Por esto, el plantel buscará el cobijo popular, porque cree que la confianza futbolística también brota de la calidez del público. Sienten que son una generación que ha sufrido bastante destrato, aunque varios hayan ganado títulos juveniles, olímpicos y también hayan colaborado para alcanzar las finales de Brasil 2014 y Chile 2015. Insuficiente. Mientras otras selecciones sudamericanas eligen la complicidad de la altura, el clima o el horario, ahora la Argentina buscará en Córdoba un refugio emocional.

Los números están también del lado del interior, Son 35 los partidos que jugó la selección siendo local fuera de Buenos Aires, en los últimos 25 años: ganó 25, empató 8 y sólo perdió 2.

Las eliminatorias regresarán en septiembre, cuando la selección reciba a Uruguay. En octubre vendrá Paraguay y en noviembre cerrará Colombia. ¿Las sedes alternativas? Al margen del tema del césped, siempre figurará Córdoba. Y Mendoza, las dos que corren con mayores ventajas. Pero en los pasillos de AFA también se mencionó a TUCUMAN  San Juan y Salta como segundas opciones. ¿La contra?: requieren de una logística más compleja.

Mientras Messi y los suyos buscan un recibir un cálido apoyo en el resto del país, los tucumanos soñamos con la posibilidad de hacerlos sentir en casa con su aliento. Soñar está permitido.

(Fuente www.canchallena.com.ar)

Comentá esta noticia