…Los muchachos se entretienen

Por Pedro Ottonello 

Empezar este tipo de notas no es fácil. ¿Por donde? ¿Por los testimonios?¿Por la batahola? ¿Por como queda la tabla o por los detalles de color? A falta de 3 fechas y con nada sentenciado, es un lindo desafío, máxime conociendo de aquellos partidos donde sacarle maná al cielo es más fácil. O agua a una piedra.

Empecemos por la batahola: pase llovido a Ramón Lentini, quien no parecía estar en offside, pateó al arco desde el borde del área, afuera. Todo normal hasta ahí. Sucedió que para aquel momento del segundo tiempo y con los ánimos exacerbados, todo era visto como un complot para el “decano”. Se acercaron al línea el “profe” Melo, y algunos jugadores. Bajo el calor de las barrabasadas que bajaban de la tribuna, las recriminaciones del banco local y rodeado de jugadores decanos, el línea le habría dicho a un jugador “antes de hablar conmigo afeitate”. En este punto los testimonios divergen. Como siempre suele suceder. Lo cierto es que incluso tuvo que interceder la fuerza de seguridad del estadio, separar y poner paños fríos.

No, no era el fin. El dedo acusador del DT local Javier Osella apuntó a Diego Cagna y a Mariano Pasini. Esgrimiendo un contubernio con el arbitraje y una mano negra, los mentó a lugares que no se pueden poner en notas serias, menos en medios como este. Un detalle: en el estadio de Juventud Unida los vestuarios están uno al lado del otro. En un sólo bloque dividido por paredes, están continuos los vestuarios de visitantes, locales y referato.  No iba a terminar ahí. Al momento de entrar al vestuario se cruzaron arbitro, Pasini, Osella y Cagna. Insultos, empujones, los separaron, acusaciones para todos lados. Afortunadamente quedó para la rémora del futbolero. En un principio corrió el rumor en las adyacencias del estadio que hubieron golpes de puño, luego desmentido por todas las partes involucradas.

“Esperabamos tener un partido así, por momentos duro, con pierna fuerte, un equipo que se está peleando el descenso. Hablamos de jugar con su necesidad, pero bueno, esperemos sumar los puntos que nos faltan para cumplir con el objetivo final, que es mantener la categoría”, comentó Leonardo Acosta. En el mismo sentido comentó el lateral Matías Catalán “Fue un partido durísimo. Muy físico por momentos, el clima estuvo muy pesado además. Por momentos pudimos hacer nuestro juego y estuvo bien. Nos faltó el gol, por ahí generamos menos situaciones de las que queríamos, pero bueno. Vamos bien, fue un partido durísimo en una cancha difícil. El empate es bueno”, cerró el jugador.

“Sería bueno que Osella se centre en su equipo, que lo debe necesitar. Se está jugando el descenso y se preocupa por nosotros, que se fije en su equipo, que por algo está donde está”, comentó Diego Cagna. “Son cosas del fútbol que están ajenas al juego. No hay que darle más importancia que esa”, agregó el director técnico. “Vamos paso a paso, con la cabeza en el objetivo primordial que es mantener la categoría. Quedan tres fechas y estamos mentalizados en lograrlo, a los jugadores les hablo también como ex jugador. A ver… el fútbol es un deporte grupal, lo que no quita que cada jugador tenga en la cabeza su propio mapa. En este momento necesitamos que todos tiremos para el mismo lado. Confío el el grupo”, cerró Cagna.

Tras el partido, el equipo se subió al colectivo que lo llevó de vuelta a Tucumán.

Video e imagen gentileza de Valeria 14. 

Comentá esta noticia