San Martín lo cocinó lento

Por Pedro Ottonello

San Martín igualó en cero con Juventud Unida en un partido disputado esta tarde en Gualeguaychú correspondiente a la fecha 43 del Nacional B.

Créditos: Valeria 14, gentileza.

Créditos: Valeria 14, gentileza.

 

El sol asomaba en el mediodía del Estadio Municipal de Gualeguaychú. Habían pronosticado 27° y mucha humedad (pleno invierno), y los siempre falibles le erraron por 3 grados. En la Capital Nacional del Carnaval para las 14.30, cuando Ramiro López se llevó el pito a la boca los 24° se hicieron sentir. Todo el público en manga corta, transpirando. Un clima pesado.

Pesado porque las cartas no le salían bien al local. Ayer Crucero del Norte ganó, algo inesperado en los locales, y los empujó al descenso directo, donde dormirán hasta el inicio de la antepenúltima fecha. Un contrafáctico le echaba más pimienta al asunto: si no hubiera ganado Crucero, en el partido que nos atañe, de ganar San Martín se aseguraba la permanencia y hundía a los locales, de ganar el “deca” de Gualeguaychú salía y tomaba oxígeno. Oxígeno en medio de un aire denso.

Pero no. Nada de eso sucedió. El primer tiempo tuvo destellos de buen juego entre los ´5 y los ´18. Buenas llegadas de Gonzalo Rodríguez, algunas buenas diagonales de Ramón Lentini y mucho oficio de Juan Galeano y Diego Bucci para armar espacios donde no los había. Un incisivo Matías Catalán sacó lo mejor de su repertorio pasando al ataque, mostrando no sólo actitud sino aptitud, y el partido se volvía atrapante. Pero el futbol, al igual que la pelota, también se puede pinchar. Y se pinchó. Entró el resto del segundo tiempo en una meseta irregular de planchazos a tiro de tarjeta, demasiados bombazos al aires, juego largo, intentos de juego a la segunda pelota y sobre todo juego brusco. La sensación era que más que buscar hacerse del control de la pelota la despreciaban: nunca más de dos toques, siempre puntazos largos. Primó el juego impreciso.

El segundo tiempo arrancó sin cambios. Promediando los primeros 15 minutos el banco comenzó a moverse, y el juego a verse. Juventud herido en su orgullo apretó los dientes y lo acorraló al “Ciruja”. Con precisión de billarista los volantes acercaban la pelota al área defendida por Cesar Taborda, la suficiente como para poner de pie a los plateístas con la típica mano en la frente. La suerte fue “santa”: en el primer tiempo fue un palo, en el segundo López no vio un claro penal.

Diego Cagna entonces movió el banco. A falta de 9 minutos para el final del partido ya había agotado los cambios. Una pequeña batahola extrafutbolística alargó los tiempos más de lo pertinente. El partido se volvía de ida y vuelta, al golpe por golpe, y ciertamente lo tuvieron los dos. La piña más peligrosa del boxeador es la última: el ingresado Martín Abraham pudo fusilar a Taborda, pero la empalmó mal y el disparo se fue por arriba del travesaño. No hubo tiempo para más. El boxeador no pudo knockear, San Martín rescató un punto vital. Le faltan 2 más para mantener la categoría a falta de 3 fechas. Sigue dependiendo de sí mismo.

 

Síntesis

Juventud Unida: Lucas De León; Daian Vocos, Paolo Impini, Emiliano Capella y Rubén Piaggio; Exequiel Narese, Augusto Max, Alfredo Ramírez y Gastón Ada; Martín Prost y Alexis Blanco.

DT: Javier Osella.

San Martín: César Taborda; Matías Catalán, Alexis Ferrero, Francisco Oliver y Esteban Goicoechea; Juan Galeano, Maximiliano Rodríguez, Diego Bucci y Matías García; Gonzalo Rodríguez y Ramón Lentini.

DT: Diego Cagna.

Cambios: en el segundo tiempo, 18m Claudio Pombo por Gastón Ada (JU), 25m. Víctor Rodríguez por Diego Bucci (SM), 30m. Martín Abraham por Alexis Blanco (JU), 37m. Leonardo Acosta por Gonzalo Rodríguez (SM) y 44m. Luciano González pór Maximialo Rodríguez (SM).

Amonestados: Piaggio, Ferrero, Oliver, Max (A)

Árbitro: Ramiro López.

Estadio; De los Eucaliptus, de Juventud Unida (Gualeguaychú).

Comentá esta noticia