San Martín se trajo 3 puntos de Buenos Aires

Por Pedro Ottonello

San Martín le ganó a Almagro por 3-0 en un partido disputado esta tarde en el conurbano bonaerense correspondiente a la fecha 37 de la B Nacional.

 

Los jugadores abrazan a Lentini, pieza clave

Los jugadores abrazan a Lentini, pieza clave

San Martín llegaba mejor, envalentonado y con ganas de olvidar rápido lo sucedido con Ferro. El partido arrancaba movido, los primeros 10 minutos con una chance de cada lado, la más clara en los pies de Juan Galeano. Ciertamente, Almagro llegaba más cansado, en la semana había jugado por Copa Argentina ante Atlético Rafaela, aunque no se vio reflejado en la cancha.

San Martín lo ganó en buena ley. Lo ganó con argumentos futbolísticos. A partir de los 15 minutos del primer tiempo aproximadamente, agarró las riendas del partido y no las soltó. Se notaba en los pequeños detalles: ganaba todas las divididas, sus jugadores se imponían en todas las líneas y generaba más juego que el equipo de Jorge “Patrulla” Giménez. El gol de Ramón Lentini fue la concresión de un proceso en el juego, con cierto aire de justicia, el número 16 en su cuenta personal, lo convierte en el tercer goleador del campeonato.

Era mucho San Martín para poco Almagro, quien por momentos se perdía en su propio campo de juego, costaba entender las posiciones de los jugadores tricolores y el desorden se hacía norma. El hecho de que casi la mitad del equipo de Tres de febrero haya terminado con tarjeta amarilla es sintómatico: el árbitro Pablo Gimenez comenzó a repartir cuando la impotencia se hacia patada. Cuando el primer tiempo se acababa, Mauro Quiroga ponía el 2-0. Más que sabor a poco, los dirigidos por Diego Cagna se sorprendieron de la facilidad con la que llegaban. Las posibilidades para engordar el marcador estaban.

El complemento arrancó como una continuidad del primer tiempo. Un preciso San Martín movía los hilos a piacere, de hecho llegó mucho al área, perdonó muchas oportunidades, a veces con remates débiles, otras con falta de precisión en el ramate. Promediando los 60, Rodrigo Moreira ponía el 3-0 tras un centro de un tiro libre.

“Patrulla” movía el banco, Cagna  ponía un equipo ofensivo, por lo que el partido se volvió entretenido, un muy lindo espectáculo.

El término del partido sorprendía propios y extraños: última vez que el “santo” goleó por 3-0 de visitante fue al histórico rival, por una copa de invierno. Una buena tarea.

Comentá esta noticia