“Tenía ganas de jugar aunque sea unos minutos”

Tomás Cuello, con 17 años, debutó en la Primera de Atlético Tucumán en el triunfo por 1 a 0 contra San Lorenzo. De esta manera, se convirtió en el primer jugador del club en debutar en el plantel superior desde que se dio inicio al proyecto de inferiores.

Imagen: Tucumán a las 7.

Imagen: Tucumán a las 7.

El joven promesa del decano ya formó parte de la pre selección sub 17 en los entrenamientos previos al mundial de esa categoría y el domingo pasado tuvo su gran debut en el fútbol de élite: “Cuando me llamó Lavallén para que ingresara sentía nervios y ansiedad, pero tenía ganas de jugar aunque sea unos minutos, fue un momento lindo. Mis compañeros me dieron mucho apoyo, me transmitieron tranquilidad, tanto los titulares como suplentes. No sentí la presión de los jugadores de la talla de San Lorenzo, creo que hice unos buenos minutos en cancha, me costó un poco el roce porque todavía soy chico. En reserva enfrenté a jugadores que ya debutaron en Primera y eso sirve para ir ganando experiencia”.

El jugador aclara que desde chico se privó de algunas cosas, como salidas con amigos, pero no se arrepiente porque todo sirvió para su presente deportivo. Con pasado en clubes de barrios, llegó a los once años al club. “Cuando era más chico jugaba por la derecha, desde que llegué a la reserva me tiré sobre la izquierda por pedido de los entrenadores. El ritmo que conseguimos en inferiores de AFA y reserva es muy intenso, tenés que estar concentrado siempre. Los entrenadores que me tocaron me enseñaron mucho, también recibo consejos de mi papá que fue jugador de fútbol”.

Sobre el final del partido, el volante, tuvo una situación clara de gol que podría haber marcado su debut soñado. “Cuando me llegó la pelota al pie pensé en pegarle fuerte pero la clavaba al ángulo o la tiraba sobre la tribuna de la calle Bolivia, así que traté de colocarla y justo se cruzó un jugador de San Lorenzo. Después lo hable con mis compañeros y me dijeron que estuvo bien la definición”.

Durante el partido también le tocó sentir el peso de jugar en Primera. En un cruce con el delantero Cerutti, el árbitro Mariano González le hizo pagar el derecho de piso al amonestarlo por una falta leve: “No hice falta, solo fue un choque. En el amistoso de verano en Salta también me amonestaron a los 5 minutos de mi ingreso”.

Para Tomás fue debut y triunfo. De ahora en más, seguirá trabajando para tener más oportunidades en el equipo y poder demostrar todas sus virtudes. “Hubo una concentración de todo el equipo, supimos contener la marca y la presión, hicimos un gran partido y pudimos cortar esta mala racha que no la merecíamos. Espero seguir en la planilla de concentrados y jugar el próximo partido contra Racing”.

Mirá el video del ingreso de Tomás al campo de juego:

 

Comentá esta noticia